Subida al Benicadell

Hoy os proponemos una de las rutas con más altura y vistas panorámicas de las que hemos realizado hasta ahora, se trata de la subida al Benicadell, una montaña situada en La Vall d´Albaida, formando frontera entre las provincias de Alicante y Valencia. 

Esta ruta es de dificultad media, el camino de subida es bastante cómodo y variado, la clasificamos en esta categoría porque el último tramo que nos lleva hasta el vértice geodésico que transcurre por la cresta de la montaña es peligroso y hay que tener mucho cuidado, también decir que este tramo no es nada recomendable para mascotas y niños, pero para personas adultas teniendo cuidado no es complicado acceder y merece la pena.

La duración aproximada de la ruta es de entre 4 y 5 horas, dependiendo de cada persona, nosotros vamos disfrutando del camino sin prisa pero sin pausa, realizando fotografías, también paramos unos 20-30 minutos a comer.

Os indicamos, en el siguiente enlace, las recomendaciones de rigor y avisos importantes,  antes de realizar una ruta: 

RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES  

Nosotros iniciamos la ruta desde el pueblo de Beniatjar, en la provincia de Valencia, llegamos al pueblo que parece muy tranquilo y lo atravesamos hasta el final, concretamente dejamos el coche en la siguiente ubicación de Google Maps: 

ENLACE APARCAMIENTO Y PRINCIPIO DE RUTA. 

Abandonamos el pueblo por una pista asfaltada y en pocos minutos vemos el primer poste con señalizaciones que nos dirigen hasta el paraje de «Les Fontetes». Cabe decir que la ruta está muy bien señalizada y no hay pérdida. 

Desde aquí podemos apreciar la cima de la montaña donde se encuentra nuestro punto de destino. 

Durante unos minutos caminamos por una pista asfaltada que transcurre junto a campos de olivos y almendros hasta que a los pocos minutos desemboca en un sendero de tierra que nos muestra el siguiente poste informativo. 

Seguimos hacia la derecha en dirección Les Fontetes, aquí el camino empieza a ascender en un zig zag continuo donde se aprecia un agradable olor a tomillo y variedad de plantas silvestres.

Esta parte del camino es un paseo bastante cómodo y relajante puesto que la mayor parte está muy arbolada, con abundante sombra y donde empezamos a observar las vistas de la comarca. 

En poco menos de 1 hora llegamos al poste que nos indica que estamos a unos 80 metros de Les Fontetes. 

Llegamos al paraje de Les Fontetes donde aprovechamos para hacer unas cuantas fotos del paisaje tan bello que nos rodea.

De la fuente apenas emanaban unas gotas de agua, eso sí bastante fresca, la zona dispone de mesas de picnic donde poder parar a descansar y/o comer.

Una vez visitada la fuente volvemos al camino principal donde nos encontramos con un poste que nos ofrece distintas opciones, nosotros optamos por ir en dirección izquierda hacia La Casa Forestal de les Planisses.

Seguimos ascendiendo por una senda un poco más pedregosa que nos ofrece unas vistas espectaculares de la zona.

En unos 15 minutos llegamos a la casa forestal, hasta este punto accede mucha gente en coche por otra carretera, la zona dispone de aparcamiento y mesas de picnic.

Aquí nos encontramos con otro poste informativo donde seguimos en dirección hacia «Alt del Benicadell», pasamos por una barrera que impide el paso a los vehículos.

En esta parte el paseo es realmente cómodo ya que el camino se ensancha y transcurre por una pista de tierra compacta por donde nos movemos sin ninguna dificultad.

En unos 15 minutos aparece ante nosotros un nuevo poste informativo donde seguimos dirección «Alt del Benicadell».

Seguimos disfrutando de las maravillosas vistas. 

Llegamos a un nuevo poste informativo donde emprendemos una subida muy pronunciada con barandillas de madera durante los primeros metros y escalones de piedras. 

Seguimos ascendiendo por una senda bastante estrecha que bordea la falda de la montaña en un continuo zig zag, esta zona tiene bastante vegetación y árboles.

Durante el ascenso podemos observar el paisaje a vista de pájaro.

En algunas zonas la vegetación nos ofrece un cuadro muy colorido y agradable. Hay que tener en cuenta que es una zona protegida en la que está terminantemente prohibido dañar el entorno.

Desde esta altura ya podemos vislumbrar el mar al fondo.

Seguimos bordeando la montaña con unas vistas únicas, este tramo es bastante largo pero se agradece porque se disfruta mucho del entorno.

Conforme vamos ganando altura el camino se vuelve más pedregoso.

Cada vez estamos más cerca de la cima del Benicadell, pero primero visitaremos La Nevera.

Nuestra peluda Fosca se lo estaba pasando en grande.

Llegamos al poste que nos ofrece seguir hacia La Nevera o subir a la cima del Benicadell, decidimos ir a visitar La Nevera para descansar y comer.

En unos 10 minutos llegamos a La Nevera, una imponente construcción en medio de la montaña que se conserva en muy buen estado. Nos sentamos al abrigo de la nevera para comer resguardados del fuerte viento.

Después de comer volvimos atrás sobre nuestros pasos hasta la intersección que dejamos anteriormente para emprender la subida a la cima del Benicadell.

Este tramo de camino es bastante empinado, estrecho y pedregoso. Las vistas cada vez son mejores y el campo de visión que nos ofrecen se va agrandando.

Finalmente llegamos al último poste informativo, el cual nos indica que quedan 150 metros para llegar a la cima, avanzamos unos 50 metros más hasta llegar a la cresta formada por rocas, en este punto tuvimos que parar ya que la zona era demasiado peligrosa para nuestra mascota. 

Dejamos a nuestra peluda en buena compañia para poder seguir uno de nosotros los últimos metros hasta llegar al vértice geodésico.

Estos últimos metros son bastante aéreos y hay que ir con mucho cuidado ya que la zona por donde nos movemos es bastante estrecha y una caída aquí sería fatal, las vistas y el aire que se respira hacen que valga la pena.

Finalmente llegamos al vértice geodésico donde tenemos unas preciosas vistas de 360 grados, es realmente impresionante, durante unos minutos disfrutamos de este enclave privilegiado el cual nos cuesta abandonar. 

Aquí volvemos sobre nuestros pasos hasta el coche donde finaliza esta maravillosa ruta lineal. Un paseo muy recomendable en el que disfrutamos mucho de la belleza del entorno. 

Esperemos que os haya gustado, hasta la próxima aventurer@s!!!