Circular Tologorri (Iturrigorri) desde Lendoño, pasando por la Senda Negra.

Escuchar este artículo

La Sierra Salvada es nuestra última incursión por tierras vascas. Se encuentra no muy lejos del Salto del Nervión. En nuestra ascensión al  Txarlazo, no pudimos completar el recorrido previsto hasta el Tologorri (Iturrigorri) por el cordal, debido a la intensa niebla. Hoy, con un día despejado y un azur de cielo, nos quitamos la espinita y la realizamos por la senda negra. La vivimos y disfrutamos mucho; con anécdotas e instantes efímeros, que las fotografías plasman, pero no desvelan las sensaciones indescriptibles, durante este trayecto de gran belleza. En los altiplanos, nos acompañan manadas de caballos, ganados de vacas, vuelos majestuosos de buitres, sin obviar, la magia y misterios de los bosques y hayedos. Una riqueza de biodiversidad que debemos de cuidar y respetar. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración, antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTE.

Seguidamente, os dejamos las coordenadas donde aparcamos el coche, un poco antes de llegar a Lendoño: 

ENLACE APARCAMIENTO

Desde el aparcamiento, el pico del Tologorri es imponente, parece casi inaccesible, no obstante, nos depara bastantes sorpresas. Tomamos el sendero que nos dirige hacía una puerta para ganado, que cruzamos.

Ahora, nos adentramos en un frondoso y tupido hayedo. Poco a poco y con zig zag continuo, cogemos altura. Pasamos junto a la piedra del cojo. Su nombre es debido a que un pastor de esta zona, apoyaba su pata coja en un saliente de la roca para descansar. Cuando termina el hayedo, apreciamos unas paredes impresionantes, preludio a un espectáculo visual. 

Nos encontramos ante una estrecha e impresionante senda, la senda negra. Aunque no requiere ninguna dificultad, no es apta para personas con vértigo. Las vistas del valle de Ayala son espectaculares. 

El pisar es cómodo. En algunos tramos, nos paramos para volver la vista atrás y  no perder todas las perspectivas, que nos ofrece esta vertiginosa senda

La forma de proa de barco, tan característica del Tologorri, desde aquí se desdibuja y nos anima a seguir para culminar su cima, que ahora nos parece más asequible.

El camino está muy expuesto, discurre al filo del precipicio. Casi al final, las formaciones de piedras esculpen un circo rocoso, semblante a un anfiteatro.

En poco más de media hora, hemos acometido su longitud, despacio, con precaución, pero aprovechando el momento, para hacer infinidad de fotografías.

Superamos el portillo de la Barrerilla y andamos junto al enverjado que bordea el cortado, para llegar a una fuente y abrevadero. 

Desde aquí, las imágenes son diferentes, se abre el paisaje. Una inmensa planicie, donde pastan a sus anchas vacas y caballos. El sol calca en el suelo las siluetas de los buitres volando.

Cerca de la Fuente del Tologorri, se concentran ganados de vacas tranquilas, que nos observan sin inmutarse al pasar junto a ellas.

En este último tramo, antes de alcanzar la cima del Tologorri, la pendiente es un poco más acentuada, pero se llega fácilmente.

Desde su cima de 1073 m, junto a su buzón y vértice geodésico, las vistas son magnificas. Nos tomamos unos momentos de descanso para disfrutar del entorno y relajarnos. Desde aquí se vislumbra la figura emblemática del monumento a la virgen de la Antigua del Monte Txarlazo.

Nos sorprende un grupo de buitres con sus majestuosos vuelos. El silencio aquí es el rey. 

Bordeamos el enverjado por el cortado. Nos encontramos con una manada de caballos. Seguimos cerca del cordal, con precaución, sin desviarnos, por posibles simas. 

Las panorámicas son sublimes, nos dejan sin palabra. 

El terreno está sembrado de piedras y de falso azafrán, que visitan mariposas. Divisamos el monte Ungino. 

Llegamos al Portillo de Menerdiga, donde iniciamos el descenso de la Sierra Salvada, por un estrecho y al principio, pedregoso sendero.

Una imponente roca con forma de cabeza de hipopótamo nos vigila. La pequeña senda transcurre bajo el farallón rocoso. 

El caminito baja poco a poco, con bonitas vistas, bajo las abruptas paredes del Tologorri. Tenemos alguna pista, nos precede un hato de vacas.

Casi al final del trayecto y como intuimos, nos espera un grupo de bovinos en medio del camino. Respetamos su descanso y los rodeamos, para poder seguir. Ahora el sendero se ensancha. 

El emblemático e imponente Tologorri (Itirrigorri) vuelve a transformar su figura y sobresale su proa para surcar el mar de bosque. 

Nos vamos acercando al pueblo de Lendoño. Cruzamos la puerta metálica y llaneamos por una pista hasta Venta Fría. Nuestra imaginación puede encontrar otras interpretaciones, al dibujo de la silueta, de esta preciosa e histórica montaña

Ya queda poco para acercarnos donde aparcamos el coche. Un pequeño tramo, por carretera, bordeado por frutas silvestres. Un camino, a nuestra derecha, nos permite  regresar al punto de partida

Una ruta increíble y fascinante, de las que enamoran y se quedan incrustada en la memoria. Incursión final en Tierra Vascas, donde nos hospedamos en Casa Lafuente y visitamos : el hayedo encantado de Urbasa, Monte Santiago, laguna de Lamioxin y Cascada de Corraladas, las cimas del Gorbea, Tellamendi. Txarlazo, Baio y Mirutegi,  cada cual más entrañable y encantador, con unas sensaciones reconfortantes, de sosiego y a la vez subyugados por la belleza, magia e misterio que envuelve estos parajes. Prometemos volver para descubrir y vivir tantas leyendas. Agur lur ederra.

Os dejamos, a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Enlace fotos Facebook
Enlace track Wikiloc
Enlace track 3d Relive
Descarga directo GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!