Opakua: Peña roja -Baio- Cruz Mirutegi (Sierra de Entzia)

Escuchar este artículo

La sierra de Entzia es acogedora y de gran belleza. Un ambiente sosegado y colorido, nos acompaña durante toda la ruta, que hacemos hoy, 5 de agosto del 2022. Un agradable paseo por una área ganadera preferente. Alternan bosques tupidos, planicies, dos puntos geodésicos, que culminan el recorrido, el del Baio (1197m) y Mirutegi (1167m). Bovinos y caballos se encuentran aquí en total libertad. Un lujo y privilegio poder observarlos y sobre todo respetarlos. 

Los montes de la sierra de Entzia  son la continuación occidental de la navarra sierra de Urbasa. Este espacio natural se encuentra, por lo tanto, en el borde nororiental del territorio alavés y es muy cómodo de visitar, pues se trata en su mayor parte de una altiplanicie cercada en los flancos norte y sur por sendas líneas de cresta, con bruscas caídas a la Llanada Alavesa por un lado y al valle de Arana por otro.

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración, antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTE.

Seguidamente, os dejamos las coordenadas donde aparcamos el coche:

ENLACE APARCAMIENTO

Nos encontramos en una zona ganadera, donde pastan en total libertad ganados de vacas con sus crías. Las podemos observar en silencio, guardando las distancias con sumo respeto. Andamos unos metros por la carretera a nuestra derecha. 

De inmediato, aparece un pequeño sendero a nuestra derecha, que conduce a un mirador: el puerto de Opakua. Tomamos un sendero a la izquierda atravesando un pinar. 

El sendero sigue por este tupido bosque de pinos, bordeado de helechos hasta llegar a una planicie. Las vistas sobre el valle fantásticas

Esta llanura está salpicada  a estas alturas con algún pequeño monumento. Bordeamos en paralelo a los cortados de la sierra, con imágenes de un mar verde de bosques. 

Alternamos bosques sembrados de bordas pastoriles o txabolas con altiplanos que nos deparan panorámicas espectaculares.  

Llegamos a la Peña roja. Un monolito en medio del hayedo con un buzón montañero. Tras pasar el bosque, alcanzamos un collado.  

Seguimos bordeando la sierra. Tanto los arboles, como las rocas nos obsequian con formas peculiares, damos rienda suelta a nuestra imaginación, a mi me pareció ver una cabeza de elefante. Las vistas de ensueño.

Seguimos sorprendiéndonos con este paisaje kárstico. Llegamos a una puerta de contención de ganado, la cruzamos. Un árbol con característico tronco nos llama la atención.

Ahora el sendero coge un poco de altura con una bonitas vistas hasta una barrera para vacas.  

Un colorido corredor verde nos hace pasillo para conducirnos a una esplanada que nos depara esplendidas panorámicas.

Nuevamente, bordeamos la línea de sierra, con imágenes muy bonitas de bosques y valle, aunque hoy hay un poco de neblina, no quita belleza al lugar

De repente, observamos una flor seca. Se trata de una eguzkilore o flor del sol, es una flor protectora, planta protegida, está prohibido cogerla de los montes. 

Enclave magnifico, mágico donde observar los caballos. Un rincón encantador donde relajarse y disfrutar del entorno del bosque de hayas. 

El hayedo, cualquiera de ellos, es aquí una verdadera catedral forestal. Troncos verticales, casi perfectos, de tonalidad gris buscan el sol en las alturas a más de 30 metros. El suelo, limpio de maleza, permite andar sobre una alfombra de crujiente hojarasca. La majestuosidad, el sosiego, la magia, la belleza y la fuerza de los árboles impregnan al caminante. La cosecha de hayucos dará alimento a una variada fauna, en la que destacan animales como el gato montés, el lirón, la marta, el turón, la tarabilla, la garduña y la chova piquirroja. (Fuente: El Correo)

En pocos minutos, alcanzamos el punto más alto de la ruta de hoy, el punto geodésico del monte Baio (1197m). Un maravilloso balcón para apreciar todo el enclave

Un buzón en forma de casa domina la zona. Seguimos por esta peculiar orografía. Desde aquí, podemos observar las cimas del San Lorenzo, San Millan, Aratz, Aizkorri, Udalatz, Amboto etc.

Seguimos por la vertiente, percibimos la cruz del Mirutegi a lo lejos. Verdaderamente impresionante.  

Restos megalíticos siembran la llanada alavesa. Campos tubulares de piedras dibujan el paisaje. La característica cruz es punto geodésico de este monte de 1168m. 

Retomamos la marcha, volviendo por el lapiaz del monte Baio, hasta la alambrada, donde pastan una manada de magníficos caballos.

Aprovechamos para descansar, rodeados de imponentes hayas y relajarnos con el tintineo de las campanas de los caballos. Ellos curiosean, pero son inmensamente respetuosos. Mantenemos la distancia para no molestarlos. 

El laberinto de Arno, nos sorprende con sus múltiples formas, donde la tenue luz que atraviesa las hayas le confiere un halo de magia. 

El musgo viste la roca y el hayedo protege este tesoro, que incita a jugar entre sus curiosas formaciones 

Unas ramas amontonadas parecen tipis en medio del bosque. La planicie nos permite observar a lo lejos una manada de caballos, pottokas, que buscan refrescarse a la sombra de los arboles. Es un grupo bastante grande con crías. Mantenemos la distancia para no molestarlos.

Unos ejemplares magníficos. Uno de ellos, más joven, nos adopta y se atreve a acercarse. Tal es su confianza, que después de un rato de estar acariciándolo, nos acompaña un buen tramo de camino. 

Más que una ruta, un paseo sosegado que nos ha enamorado. Desde sus vistas espectaculares y variados escenarios, con bosques, collados, cuidada biodiversidad hasta la simpatía y curiosidad de caballos autóctonos. La sierra Entzia esconde muchos otros tesoros, que queremos descubrir en próximas rutas.  Ideal para realizar en familia y mascotas. 

Os dejamos a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Fotografías en Facebook
Enlace track Wikiloc
Enlace track 3d Relive
Descarga directa GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!