Beluntza: Laguna Lamioxin y cascada de Corraladas

Escuchar este artículo

Para completar nuestra jornada del primer día del mes de agosto 2022, tras recorrer el Monte Santiago y la senda del Salto del Nervión, visitamos la laguna de Lamioxin y realizamos la ruta circular de la cascada de Corraladas desde Beluntza. Nos adentramos en un enclave mágico, casi de cuento, donde como espectadores privilegiados, contemplamos el espectáculo bucólico y relajante de la vida de la laguna, con sus insectos, anfibios y aves acuáticas, respetando siempre el entorno y en silencio para poder escuchar cada canto. Las cascadas se encuentran en un lugar lleno de encanto y resuma de frescor. Al encontrarnos en época estival, lamentablemente, cae poca agua, pero aun así, hipnotiza con sus colores parpadeantes al alcanzarla algún rayo de sol, a través de la frondosa vegetación y bosque. Tras un periodo de lluvias, debe ser, si cabe, más espectacular. Otro rincón encantador. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Seguidamente, os dejamos las coordenadas donde aparcamos, enfrente del cementerio de Beluntza: 

ENLACE APARCAMIENTO 

Iniciamos el trayecto en sentido horario, tomando el camino a la izquierda hasta llegar a un cercado de bovinos, a la derecha una diminuta senda, más estrecha, nos conduce al lado de una casa, para adentrarnos en un bosque

Tras un relajante paseo a la ombría del frondoso bosque, llegamos a una bifurcación con unos paneles indicativos, seguimos por la derecha, para llegar en pocos minutos a la preciosa laguna de Lamioxin. 

Un enclave fantástico, donde disfrutar de un ambiente mágico y relajado. Se pueden observar multitudes de insectos como libélulas, orugas multicolores, algunos patos e infinidad de anfibios con un cromático que les permite confundirse con la paleta de pinturas, que colorean esta laguna.

Tras el hechizo, retomamos la marcha. Nos cruzamos con fugaces lagartijas y observamos algunos hongos y musgo, vistiendo los árboles. 

Podemos contemplar infinidades de variedades de artrópodos y flora. De repente, una hermosa mariposa nos detiene en el camino. muy fotogénica, posa para la cámara, unos segundos, parece que para complacernos.  

Debemos poner atención a la entrada de un sendero en una curva del camino a nuestra izquierda. La vegetación se vuelve mucho más densa y el bosque más tupido. 

La pequeña senda ahonda en la arboleda hasta llegar a un paisaje donde predominan los verdes con los tapetes de musgos, hojas y plantas. Se escucha el ruido brollador del agua, que baja desde la cascada hasta las rocas. Subimos para acercarnos. Debido a la humedad y el barro, se resbala un poco y debemos extremar la precaución. La luz tenue dibuja un arco iris en la cortina de agua. 

Inspeccionamos sus alrededores, debido a la sequia, su caudal es débil pero teje y trenza un recorrido con todas sus finas hebras de agua, en este encantador rincón. Los champiñones lo agradecen, asomándose ya entre el follaje.

La verdad es que cuesta abandonar este lugar. La musicalidad del agua, junto a la sensación de relax invita a quedarse más tiempo, pero tenemos que regresar a nuestro refugio en casa Lafuente. Reanudamos pues la marcha. Seguimos hasta la carretera, que cruzamos, pasamos por delante de la iglesia y volvemos al parking. 

Una ruta, aunque fácil y corta, embriagadora y enamoradiza. Ideal para hacer con niños y respetando SIEMPRE, el entorno, que nos ofrece la naturaleza, para preservar los tesoros de biodiversidad, que alberga.

Os dejamos a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Enlace fotos Facebook
Enlace track Relive
Enlace track Wikiloc
Descarga GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!