Tellamendi desde iglesia Andramari (Ibarra)

Escuchar este artículo

Otra pieza indispensable en nuestro puzle por tierras vascas, es la visita al Tellamendi. El Tellamendi o Belamendi es una montaña de 835m de altitud, situada entre Álava (Arava) y Vizcaya (Bizkaia), en las peñas de Arangio o Etxaguen sobre las cuencas de los ríos Deva e Ibaizabal. Una emblemática cruz corona su cumbre. Durante el trayecto, hemos recolectado alguna moras silvestres, con las que al volver a Casa Lafuente, preparamos una natural, suculenta y sabrosa mermelada. En una parte del camino, estuvimos acompañados por un grupo de caballos, y en especial uno de ellos, que nos adoptó de inmediato. Cabe reseñar, las fabulosas vistas durante todo el itinerario. Escenarios que conquistan la vista con el Amboto como telón de fondo, las cimas del Tellamendi y Lurgorri, así como un bosque con fantásticos ejemplares de árboles candelabros.

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración, antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTE.

Seguidamente, os dejamos las coordenadas donde aparcamos el coche, a proximidad de la ermita (Poste de madera con el indicativo “Andramari”).

ENLACE APARCAMIENTO

Hoy, 03 de agosto del 2022, amanece nublado, lo que da un poco de respiro, tras las temperaturas tan elevadas de los últimos días. Seguimos por la carretera, que va hasta el caserío Mazkiano. La ermita queda a nuestra izquierda. A la intersección, tomamos un camino de tierra, también, a la izquierda. Pasamos un caserío y unas colmenas. llegamos a un portón metálico, luego a una puerta de madera. cruzamos ambos. 

Nos adentramos en un frondoso bosque, vestido de helechos y zarzamora, con abundantes frutos. En algún abierto divisamos la punta del Amboto.

Proseguimos el camino a través de la arboleda, ganando poco a poco altura. Las vistas del entorno se agrandan. Aprovechamos el andar para observar y recoger unas pocas moras, con la intención de preparar un manjar de dioses a la vuelta.

Alcanzamos una gran esplanada. El Collado de Ipiztergarriaga. Tomamos la pista a nuestra derecha. Una cuadra a nuestra izquierda alberga a varios caballos y cría. Pastan a sus anchas, en total libertad, en un entorno privilegiado con el Amboto al fondo.  

Son ejemplares magníficos. Uno de ellos menos tímido, se acerca y nos escolta durante un tramo de este camino hacía el Tellamendi

Aunque el tiempo no acompaña, esta nebulosidad le confiere un halo de magia al recorrido. Las vistas del valle de Aramaiona son preciosas.

Vislumbramos la cruz emblemática del Tellamendi a lo lejos. Atrás queda la forma cónica de la pirámide que dibuja el Amboto. Los helechos bordean el camino y ahora si despedimos a nuestro acompañante, agradeciéndole con una caricia.   

En poco tiempo, llegamos a un cruce de caminos. Seguimos de frente, el sendero sube gradualmente, ofreciéndonos otras perspectivas del paisaje que nos rodea. 

Cuando llegamos al hayedo, abandonamos la senda, para coger un estrecho sendero que sube directamente a la cima del Tellamendi. Encontramos la colosal y emblemática cruz restaurada en 1977, un buzón en forma de caserío vasco y su punto geodésico.

Las nubes encumbran toda la zona, no obstante, disfrutamos de unas vistas privilegiadas. Desde este balcón, se contemplan panorámicas únicas, sobre el valle de Aramaiona, Oriol, Iruatxeta, Murugain, el Lurgorri (787m) y por supuesto, el Amboto.

Próxima parada el Lurgorri. Retomamos la marcha, retrocediendo y siguiendo bajando por un agradable sendero, rodeados de altos helechos. La cruz enorme, va reduciendo tamaño, conforme nos alejamos. 

Seguimos la pista hasta el resalte rocoso. Desde esta cima, las vistas siguen siendo fantásticas.

«El Lurgorri, que quiere decir tierra roja es un pequeño monte de roca caliza que se alza entre el Besaide y el Tellamendi.» (Fuente:Wikipedia)

Una bruma envuelve el ambiente, dibujando formas fantasmagóricas.

«En el cordal que va desde el colado de Zabalandi, pasando por el Besaide y el Tellamendi. La cúpula caliza del Lurgorri, destaca sobre los bosques de hayas. Desde su cima se divisa una hermosa perspectiva de todo el macizo del Duranguesado. (Fuente: Wikipedia)

Ahora, la pendiente es más continuada, acentuada  y pedregosa. Una lluvia hace acto de presencia, de forma débil, pero provoca que una manada de ovejas, busquen abrigo bajos los árboles. Una maravillosa arboleda que esconde, troncos con enormes hongos, nos acoge durante la bajada. Unos con formas divertidas y peculiares, otros con las ramas, tal candelabros, 

El bosque de hayas sigue sorprendiéndonos. En poco minutos, el sendero desemboca en una esplanada. Un poste indicativo de tres caminos destaca en medio de la verdor. Cogemos el camino de la derecha, que nos dirige a Ibarra-Aramaiona.  

Pasamos cerca de una fuente, que debe servir de abrevadero. Las vistas siguen siendo muy bonitas, conforme perdemos altura.  Llegamos a una pista asfaltada, giramos a la derecha y al pisar la carretera, otra vez a la derecha para volver a la ermita, desde donde iniciamos la ruta. 

Una ruta muy entretenida, amena, colorida y sabrosa. ( Al regresar a casa, hicimos la mermelada y la degustamos con quesos curados de la zona, un delirio). Enclave de una inmensa riqueza de biodiversidad. Recomendada para hacer en familia, con niños o mascotas ( siempre bajo supervisión de adultos), y disfrutarla de principio a fin.

Os dejamos a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Enlace track Wikiloc
Enlace track Relive
Descarga directa GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!