Tavernes de la Valldigna: Cueva de Bolomor – Casa de l’Ombria – Pla de les Foietes

Para finalizar el año 2020, siempre pendientes de la meteorología y la barrera perimetral, junto a nuestra peluda Fosca, este domingo muy  ventoso y frio, nos dirigimos hacia la población de Tavernes o Tabernes de la Valldigna, en la provincia de Valencia. El recorrido de hoy, no solo nos sorprendió por las vistas costeras impresionantes, sino también por brindarnos un paseo en medio de un manto de brezos o ericas rosas y blancos, fundidos con el romero en flor y contemplar el entusiasta trabajo de las abejas en tan hostil día.

“En la Cova de Bolomor  se ha hallado el “hogar” más antiguo de la Península ibérica, 250.000 años a. C. (Paleolítico Inferior) y abundantes restos líticos y óseos, así como fósiles de homínidos. La cavidad es especialmente importante debido al hallazgo de los restos asociados a poblamiento humano más antiguo de la Comunidad Valenciana, correspondientes al Paleolítico Inferior.”

La Cueva de Bolomor, se encuentra cerrada al publico. Un rincón privilegiado, cuna de los primeros intentos con el fuego en la prehistoria, un enclave para preservar.

La ruta de hoy es circular de 14.5 kilómetros que realizamos en 5 horas con paradas incluidas. 

Os dejamos a continuación el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes antes de emprender cualquier excursión: 

RECOMENDACIONES Y AVISOS 

En la población de Tabernes de la Valldigna aparcamos en la Avenida Republica de Malta, desde donde iniciamos la ruta: 

ENLACE PARKING

 

El recorrido empieza por la derecha, pasamos cerca de una colonia de gatos y a lo lejos vislumbramos las cruces de una ruta que realizamos el año 2019: El Alt de les Creus. Cruzamos el puente por donde pasa el río Vaca. Seguimos un kilometro aproximadamente por una carretera asfaltada flanqueada por campos de naranjos, con paneles indicativos o pintadas en paredes de piedras de la Cueva Bolomor. Tras dejar el parking de la Cova, giramos a la derecha por un camino de tierra en medio de campos de cítricos. 

Una figura de hierro, con pizarra explicativa, nos da la bienvenida antes de emprender una subida por escalones de hormigon y piedra, Un recorrido corto, itinerario etnobotánico, muy interesante, con placas que reseñan las diferentes plantas o arbustos hasta llegar a la primera pequeña cueva y a la otra más grande. Lamentablemente cerrada al público en estos tiempos, donde todavía se sigue estudiando los materiales arqueológicos en este yacimiento. 

Desde este punto, remarcamos una estampa de la población de Tavernes de la Valldigna, muy bonita. Bajamos para volver a la entrada del camino y proseguir el andar, con precaución, puesto que este tramo es por la carretera “Camí Vell de Gandía” hasta casi la entrada del túnel por debajo de la autovía que no tomaremos, sino que seguiremos por el camino  a nuestra derecha. 

Emprendemos una subida continuada en zig-zag, el sendero primero de tierra, se transforma en otro muy pedregoso durante toda la ascensión. La vistas van ampliándose conforme vamos cogiendo altura. 

Llegamos al Pla de les Foietes, maravilla de manto de brezo ( o erica) rosa y blanco y de romero pueblan esta gran explanada, una gozada sensorial. Más adelante, la casa de l’ Ombría rebautizada por la “Sendeta d’Ester”, donde un perrito simpático nos recibió. Es un rincón encantador y relajante, el viento no tuvo compasión y no nos dio, ni un ápice de descanso.

Las panorámicas de la zona costera y del mar son impresionantes.

Una última subida y alcanzamos la cima de esta montaña y el viento nos impide quedarnos inmóviles. el tiempo suficiente para captar imágenes fantásticas del horizonte, de las montañas del Montgó y Mondúver, del mar y de sus  poblaciones costeras como Gandía, Cullera y Tavernes de la Valldigna playa…

Siguiendo el sendero en medio de numerosas plantas de erica y los saltitos de un petirrojo, nos adentramos en una pinada que desemboca en una pista forestal hasta encontrar un poste indicativo de la población de tabernes de la Valldigna, desde este punto, nos queda unos 50 minutos. 

Nos queda el último tramo de esta excursión, se trata de la senda de les Cadires, no es complicada, pero entretenida, serpenteante y pedregosa. Nos ofrece otra perspectiva de la población de Tavernes de la Valldigna y del barranco de les Cremades. 

Nuestro trayecto termina de vuelta a la pista asfaltada que seguimos recto, para volver a cruzar el puente hasta  la avenida donde tenemos aparcado el coche. 

Una ruta recomendable, entretenida y sorprendente a pesar del viento que nos acompaño. Evitar hacerla en verano. 

De regreso, nos sorprendió un cielo apocalíptico, el candilazo, un efecto atmosférico de color anaranjado rojizo. 

Os invitamos a que ojeéis el video de la ruta en nuestro canal de Youtube, No olvidéis suscribiros! 😉     

📢 Y tocar la campanita 🔔 para no perderos todas las actualizaciones!!!👏

En los siguientes enlaces, disponéis de nuestras fotografías en Facebook y videos de los tracks en Relive y Wikiloc: 

FOTOGRAFÍAS FACEBOOK

RELIVE

WIKILOC

Hasta la próxima aventurer@s!!!!