Llosa de Ranes: Subida a la ermita de Santa Ana

Al pasar a la fase 2 del desconfinamiento por Coronavirus retomamos nuestra actividad favorita y volvimos a la montaña. Para ir acostumbrando las piernas decidimos empezar realizando una ruta corta en nuestra propia localidad de La Llosa de Ranes (provincia de Valencia). Se trata de un recorrido circular de casi 7Km que se puede hacer en un tiempo aproximado de 2 horas, al no presentar ninguna dificultad se puede realizar con niños siempre bajo la atenta mirada de un adulto en algún tramo de la subida. 

La subida hasta la ermita ofrece varias opciones, 2 de ellas por camino asfaltado y la otra por una magnífica senda a través de la montaña donde disfrutamos de unas bonitas vistas del pueblo de La Llosa de Ranes y alrededores incluyendo el castillo de Xátiva y la montaña de El Puig. Existe una leyenda conocida como ‘El Pam de Deu’ donde se cuenta que antaño la montaña de El Puig y la de Santa Ana eran una única y sus ermitas estaban una frente a otra separadas solamente por una explanada, las constantes disputas entre las dos ermitañas que las habitaban dieron lugar a que los habitantes de los pueblos de alrededor imploraran constantemente a Dios para que pusiera paz en lo alto de la sierra. Finalmente Dios hizo caso a las plegarias y de un manotazo partió la sierra en dos, dejando entre ambas la actual distancia que da nombre a la leyenda. 

En nuestro caso realizamos la subida por la senda a través de la montaña pasando por la «Creu de la misió», y la vuelta por una de las dos opciones de camino asfaltado haciendo un alto en «La Creu de la Saliva» cuyo origen documentado data del año 1300. El sentido de la ruta es anti horario, la primera parte es todo cuesta arriba hasta llegar a la ermita y tiene 3 subidas bastante pronunciadas donde acumulamos un desnivel de 265 metros.

A continuación, el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo:

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Para empezar la ruta nos dirigimos a la localidad de La Llosa de Ranes donde buscaremos el instituto «SES La llosa de ranes» para aparcar el coche a lo largo de la calle. Junto al instituto encontramos una rotonda donde veremos las indicaciones que nos conducen hacia la senda Creu con marcas blancas y amarillas. A continuación os dejamos con la ubicación de Google Maps: 

UBICACION PARKING COCHE E INICIO DE RUTA

Una vez aparcado el coche nos acercamos a la rotonda y encontraremos una bifurcación con dos paneles informativos, uno más grande a mano izquierda y otro pequeño a la derecha con indicaciones hacia «La creu» que es el que tomaremos (en el suelo también encontraremos pintadas las palabras «LA CREU»), este camino asfaltado nos conduce hacia una zona con un par de chalets donde acaba el asfalto a los pocos metros y empieza el sendero siguiendo las marcas amarillas. 

 

Tomamos el sendero estrecho con algunas piedras sueltas que asciende hacia la «Creu de la misió» entre vegetación autóctona de romero, tomillo y flores silvestres. 

Rápidamente ganamos altura y empezamos a divisar la cruz y al fondo asomando la ermita. 

En pocos minutos llegamos a la cruz, desde este punto ya disfrutamos de unas vistas panorámicas de todo el valle. 

Desde la cruz seguimos el sendero y descendemos a través de una pequeña arbolada de pinos que nos conduce a una pista más ancha y pedregosa donde nuevamente iniciamos otro ascenso todavía más pronunciado. 

Llegamos a una pequeña explanada donde encontramos unos paneles informativos en muy mal estado que ofrecían indicaciones a la izquierda a una antigua pedrera, nosotros seguimos recto por la pista pedregosa cuyo desnivel se hace más pronunciado. 

Esta fuerte subida nos conduce a través de otra arboleda que se agradece en los días soleados, en este tramo podemos observar curiosas formaciones rocosas debido a la extracción de piedras de antaño junto con la erosión.

Tras un pequeño tramo entre pinos con poco desnivel acometemos otra subida por sendero estrecho que nos conduce hacia unos montículos de piedra acercándonos a un repetidor con antenas de televisión y telefonía. 

Después de esta subida debemos seguir hacia la derecha para bajar junto a  las instalaciones de antenas, pero antes de ello decidimos girar hacia la izquierda para contemplar las fabulosas vistas de la zona desde un pequeño mirador (sin barandillas). 

Dejamos atrás este mirador y bajamos con cuidado entre pinos y rocas junto a la edificación de repetidores, llegaremos a una explanada junto a carretera asfaltada donde encontraremos indicaciones para tomar la última subida por la Senda de Santa Ana. Una lástima la cantidad de basura que tira la gente en esta explanada. 

Al llegar a la explanada observamos la indicación en la roca que nos invita a seguir en dirección hacia la derecha para tomar la senda.

Tomamos la senda que va rodeando la falda de la montaña en continuo ascenso, este tramo no es peligroso pero se tiene que ir con cuidado, seguiremos las marcas de color amarillo pintadas sobre algunas rocas. 

Durante esta subida encontraremos una X amarilla pintada en el suelo, al contrario de lo que podamos pensar hay que seguir por esa cruz a través del sendero estrecho. 

Un pequeño esfuerzo más y ya llegamos a las escaleras que nos conducen hasta la ermita.

Tenemos dos escaleras para llegar a la ermita, a la izquierda las más recientes más anchas y cómodas, y recto las que vemos en la foto anterior que son más antiguas, ambas nos conducen a un primer mirador donde encontramos la Rosa de los vientos, se trata de una roca redonda con indicaciones de los rumbos en que se divide la circunferencia del horizonte. 

Finalmente llegamos a la ermita donde aprovechamos para descansar 5 minutos y disfrutar de las maravillosas vistas de 360 grados que nos ofrece el lugar. 

Después de deleitarnos con las vistas toca emprender el descenso hacia la «Creu de la Saliva», volvemos atrás bajando las escaleras y llegamos a la carretera asfaltada, desde aquí descendemos con un gran desnivel hasta llegar a  una bifurcación donde seguiremos recto. 

Continuando por la calle asfaltada durante más o menos un kilómetro rodeados por abundantes pinos estaremos atentos a unas pintadas en el suelo donde encontramos la palabra OJO subrayada, en este punto giramos a la izquierda para tomar un sendero que nos conduce hasta «La Creu de la Saliva», este tramo es de ida y vuelta, una vez visitada la cruz volvemos sobre nuestros pasos. 

Siguiendo el sendero en pocos metros llegamos a una pinada a nuestra derecha donde emprendemos una pequeña subida que nos lleva a la cruz. 

Llegamos a la cruz con unas vistas estupendas del valle.

Tras visitar la cruz, volvemos atrás sobre nuestros pasos hasta la carretera asfaltada. Aquí, tenemos dos opciones: La primera:  girar a la izquierda para continuar el descenso hacia el pueblo de La Llosa de Ranes, llegaremos a un cruce donde seguiremos en dirección hacia la izquierda hasta llegar a la localidad. La segunda, retroceder hasta la bifurcación y seguir a la derecha hacía la antena de telefonía.

A unos 200 metros, encontramos un camino a la derecha. El sendero que nos conduce por un bosque hasta la zona conocida como la Foia. Seguimos sin salirnos de la senda hasta alcanzar la carretera y llegar al pueblo. 

Finalizamos esta ruta que nos deja muy buenas sensaciones, un recorrido corto con muy buenas vistas en un entorno de naturaleza único que esperamos os guste. 

 

En los siguientes enlaces podéis ver las fotos subidas en nuestra página de Facebook y un video con algunas tomas realizadas con el dron:

ENLACE FOTOS FACEBOOK. 

ENLACE VIDEO FACEBOOK. 

ENLACE TRACK WIKILOC

ENLACE TRACK WIKILOC (OPCIÓN 2, vovlviendo por la senda de La Foia)

ENLACE RELIVE