Uña: El Escalerón – Miradores – Puntal de San Roque – La Raya

En nuestras vacaciones de  Pascuas del  2022, nos acercamos al corazón de la Serranía de Cuenca. al precioso pueblo de Uña, junto a su laguna. Un acierto, descubrimos un enclave de apacibilidad y quietud, donde relajarse y emprender una miríada de impresionantes rutas.  Entrelazan naturaleza, cultura e historia. El mismo día de nuestra llegada, emprendemos realizar el emblemático trazado desde el pueblo hasta la impresionante Raya, pasando por el Escalerón y el Mirador de San Roque, donde sorprende el imponente vuelo de los buitres, con unas vistas insuperables. En los cinco días de nuestra estancia, visitaremos las Majadas con sus callejones, que lindan con Uña, los nacimientos del los ríos Cuervo y Júcar, el Cerro de San Felipe y de regreso a casa, las torcas de Palancares. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

No podemos obviar, a unos 10 kilómetros antes de llegar a Uña, una parada imprescindible: El ventano del diablo, nos brinda un aperitivo de la belleza de las formaciones kársticas de este lugar. 

Nos dirigimos a la localidad de Uña. Aparcamos el coche en el pueblo. A continuación, las coordenadas: 

ENLACE APARCAMIENTO

Iniciamos el recorrido de nuestra ruta de hoy, bordeando la laguna, hacía las casitas de madera y el centro de interpretación. Nuestra primera parada, la realizamos a un mirador que nos acerca a la laguna por un puente de madera.

Seguimos unos metros por carretera, pasamos cerca de la escuela de pesca y la ermita Virgen del Espinar y tomamos un sendero a nuestra derecha que empieza a subir, curiosa la fuente con dos troncos huecos. 

Continuamos con el desnivel un poco pronunciado, en algún tramo cerca de imponentes paredes, poco a poco, aparecen tormos, formaciones kársticas, cuyas siluetas dibujan el paisaje. 

Tras pasar por un estrecho en forma de arco, nos quedan unos pocos metros hasta alcanzar una planicie que es un formidable mirador de todo el valle y del último tramo de subida. 

A esta época del año, debemos extremar las precauciones, por la cantidad excesiva de oruga procesionaria, sobre todo para nuestras mascotas. Ahora, seguimos por pista forestal, pronto a nuestra izquierda, tenemos un mirador (sin barrera), que nos brinda unas vistas impresionantes. 

Durante el recorrido, encontramos multitud de miradores, a cual más espectacular. Las vistas son increíbles y de fácil acceso, desviándonos apenas de la pista, eso si, siempre con prudencia. La siguiente parada, el Mirador del Refrentón «donde solo con alas, se puede llegar», cuyo cartel nos informa de las distintas y plurales especies de pájaros que pueblan estos parajes y surcan este cielo.  

Continuamos por la izquierda, a través de un bosque, el suelo se tiñe de azul y blanco con los parterres de anemone hepática o hierba de la trinidad, en poco metros, otro mirador: el del Puntal de la Tola. 

Disfrutamos del lugar rodeados de pinares y de la compenetración de estos bosques con las formaciones rocosas. Vistas privilegiadas de la Raya y del pueblo de Uña. 

No podemos, no parar y respirar el sosiego de la naturaleza de este enclave, aprovechando para realizar alguna que otra fotografía.

Proseguimos la caminata hasta el siguiente mirador el del rincón de Uña. 

Otra parada más, con maravillosas vistas antes de llegar al Puntal de San Roque.

Llegamos a un panel indicativo de la Raya, hacemos una ida y vuelta al punto más alto de la ruta: la peña San Roque. Un lugar privilegiado para descansar, meditar y observar el majestuoso vuelo de los buitres. Desde aquí, se tiene otra perspectiva del pueblo de Uña y su laguna, así como de la Raya. 

Regresamos a la señal y tomamos la senda a nuestra derecha que nos dirige a la Raya. Una bonita bajada entre paredones rocosos y vegetación. 

Al salir al desfiladero, las vistas son preciosas y el camino, cómodo y ancho. El tramo nos parece incluso corto para disfrute de su belleza. 

Otras vistas privilegiadas de este maravilloso enclave. En las rocas, aparte de anidar los buitres, los zapatitos de la virgen ocupan también su lugar.

Siguiendo las indicaciones del panel, bajamos en zig-zag por un pequeño sendero pedregoso hasta llegar a un camino, observando las formas redondeadas y los cortados a medida que perdemos altitud. 

Al camino, giramos a la derecha, cruzamos el puente y bordeando la central eléctrica y la laguna, llegamos a Uña. 

Antes de dar por finalizada la encantadora ruta de hoy, disfrutamos de unos momentos de relax bajando las escaleras que llevan a unas de las pasarelas para observar la laguna y nos sentamos unos minutos en su banco. 

Una maravillosa ruta que recomendamos, por su encanto, magia e innombrables contrastes. Un lugar donde hemos prometido volver. Si tú también quieres encontrarte, piérdete en la Serranía de Cuenca. 

Os dejamos a continuación, el video en nuestro canal de YouTube, así como los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive: 

Enlace fotos Facebook
Enlace track Wikiloc

Enlace track Relive
Descarga directa GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!