Agost: Cima del Ventós por la cresta

Barro, manos y fuego podrían ser el lema del pueblo de Agost donde nos hospedamos para realizar las rutas del puente de San Juan 2022.  Cuna del botijo, que forma parte de la historia y cultura mediterránea, alma alfarera, que del agua, la tierra y el fango, nacen autenticas obras de arte. Muchas de sus casas eran antaño cantarerías. En nuestro segundo día, nos espera la cima del Ventós (901m). Un recorrido a pleno sol, sin ningún ápice de ombría, lo que no le quita su halo de relevancia. Es visita ineludible. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Advertencia: No es una ruta apta para todos los públicos. Discurre en su mayor parte fuera de sendero y hay varias trepadas que exigen soltura en este tipo de terreno. Por estos motivos la hemos calificada de difícil. Para los senderistas experimentados es moderada.  

Nuestro punto de inicio y final de ruta es en el aparcamiento del campo santo del pueblo. Os dejamos, en el siguiente enlace, las coordenadas: 

ENLACE APARCAMIENTO

Seguimos las indicaciones de los paneles por la carretera hasta llegar al puente árabe, que cruzamos. Bordeamos parte del barranco por la derecha por un estrecho sendero, que a los pocos minutos se ensancha en pista de tierra. 

El camino en su principio es fácil de seguir, ancho, bastante cómodo con formaciones espartales que le confiere un ambiente de estepa. Poco a poco, tomamos altura y percibimos un paisaje más abierto. 

Debido a la calima, solo percibimos el mar a lo lejos. El camino ahora se transforma en un estrecho sendero más pedregoso. 

Emprendemos ya el andar por el cordal. A nuestra derecha, una formación, cuya silueta recuerda un pequeño volcán, el Castellet de la Murta. Sobre el, existe una leyenda, el tesoro de la Murta, que cuenta como los defensores musulmanes lo escondieron, envuelto en una piel de toro, en una sima para preservarlo de los asaltantes cristianos. 

Ahora si, debemos prestar más atención a los hitos y marcas blancas y amarillas en las rocas para evitar desviarnos demasiado al borde derecho de la cresta. Casi como si se tratara de un juego de búsqueda,  bastante entretenido. 

Lastima no poder reflejar las sensaciones y las perspectivas tan impresionantes que impregna este paisaje. Seguimos poco a poco, avanzando y disfrutando de las bonitas vistas de los valles adyacentes a este cordal. 

Con un ligero «sube-baja» que nos arrima a algunas crestas, vamos marcando el camino con imágenes espectaculares del Campet y las Peñas de Xirau.

Conforme avanzamos y volvemos la vista atrás, observamos el recorrido que hemos pisado y nos da más ánimos para seguir y alcanzar la cima del Ventós. 

Ya hemos perdido de vista al Castellet de la Murta. El terreno reviste una erosión evidente, no obstante, esta orografía le otorga un elevado valor paisajístico.

Esta zona es más árida si cabe, contornea un poco el valle desde el cordal . Unas perspectivas impresionantes. Ahora si, el calor empieza a apretar un poco, aunque hemos empezado la ruta muy temprano.

En pocos minutos, alcanzamos un cable salva vidas de acero para ayudar en un tramo un poco delicado, pero sin demasiada dificultad, para encararnos al último tramo de subida a la cresta del Ventós.

Un definitivo y corto esfuerzo mediante una pequeña trepada nos transporta a la cima del Ventós. 

Desde este enclave, podemos deleitarnos de las vistas de 360 grados que nos ofrece. Tomamos un respiro para apreciar el esfuerzo realizado, que bien merece la pena y nos invade una plena satisfacción de lo cumplido.

Apreciamos una planta, quizás endémica de esta zona que nos llama la atención, es el cenizo. Igualmente, distinguimos las cimas emblemáticas del Maigmó, Peña Migjorn, Cabeço d’Or

Después de un buen rato, emprendemos la bajada por un sendero muy pedregoso y con bastante pendiente y continuada. Aquí, debemos extremar la precaución.  

Esta estrecha senda nos conduce a otra de tierra, para alcanzar una pista hasta una diminuta presa que domina el Barranco Blanco. Nos encontramos con un hermoso bicho palo.

En este punto, se nos presentan dos opciones, bien atravesar el seco y agreste Barranco Blanco o ir por la pista, las dos opciones llevan al pueblo. Por esta vez, decidimos debido a las altas temperaturas, recorrer el último tramo por la pista. 

Por la carretera, a nuestra derecha aparece el pueblo tras unos viñedos. En pocos metros, alcanzamos el puente árabe. Tomamos el camino a la izquierda, para terminar donde aparcamos nuestro vehículo.  

Una ruta impresionante y sorpresiva. Nos ha encantado, por su peculiaridad, su ambiente y orografía singular, que nos recuerda en algunos tramos junto al Barranco Blanco, la región de Murcia. Volveremos seguro para completar nuestro puzle con una escapada al Barranco Blanco y mucho más e intentar encontrar el tesoro al Castellet de la Murta. 

Bicho palo
Cenizo

Os dejamos a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Enlace fotos Facebook
Enlace track Wikiloc
Enlace trak Relive
Descarga directa GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!