Alicante: sendero del Cabo de la Huerta – Agost: pueblo y museo.

Antes de finalizar nuestra estancia de tres días por tierras alicantinas, nos acercamos a una de las playas que nos ofrece Alicante, a última hora de la tarde, para realizar una ruta corta y lineal desde el sendero del Cabo de la Huerta, no sin antes visitar el Museo de Alfarería y algunas calles del pueblo de Agost. Se puede alargar o acortar el tramo según nos plazca, y así poder disfrutar también de un refrescante baño. Sorprende la orografía del terreno con algunas parte del recorrido más abruptos, su diversidad y como se divierten las mascotas.  

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

En el siguiente enlace, os indicamos las coordenadas donde aparcar el coche: 

ENLACE APARCAMIENTO

A nuestra izquierda, un ancho camino nos conduce hasta unos paneles informativos sobre la ruta a seguir y nos instruye sobre la posidonia oceánica, arribazones en calas y playas que fomentan y son señal de biodiversidad y buena calidad de las aguas de baño, además evitan la erosión. Os apuntamos el subsecuente enlace al Ayuntamiento de Alicante, donde podéis descargaros el tríptico de esta ruta. 

Impresiona las lenguas de piedras que se adentran al mar y nos permite asomarnos a contemplarlo. algunas personas aprovechan para dar rienda suelta a sus deportes acuáticos favoritos, otros disfrutan de la placida calma para amarrar sus embarcaciones.

Tomamos una pequeña altura para seguir la ruta bordeado la verja desde donde tenemos otra perspectiva del faro azul, «Faro Blau». A falta de hitos, la ayuda nos la brindan, unos antiguos bornes de piedras del MOPU. 

Seguimos avanzando por el estrecho sendero bordeando estas pequeñas «calas», donde en algún segmento, el mar y el viento han jugado a hacer encajes con las rocas. Pronto, se puede observar en una de ellas, un petroglifo. 

En el horizonte, el sol que empieza a decaer, dibuja las siluetas de los edificios costaneros. Nos queda poco tiempo, antes de que se ponga. Decidimos tomar un baño y emprender la vuelta. 

En nuestro regreso, volvemos a pisar en parte el sendero, en otros tramos nos acercamos nuevamente a respirar el mar. En esos vaivenes, nos hicimos amigos de Yanqui, un simpático pastor alemán que no querría marcharse del lugar. 

Alguna vegetación viste también este enclave, como la uña de gato o raïm de pastor, siemprevivas y plantas marítimas. Las astutas gaviotas nos vigilan desde las rocas y el cielo. Ya, percibimos a la lejos el faro.  

Llegamos al sendero del Cabo de Huerta, la calima envuelve a esta hora las montañas y extiende su velo por el mar. Damos por finalizada esta ruta corta por falta de tiempo. Prometemos volver. 

Una excursión que nos descubre un paisaje singular cerca del mar. Una ruta cómoda, que intercala, playas con calas como la de la Palmera y Cantalares.  

Yanqui

Nuestra tarde, empezó con una breve visita al pueblo de Agost y a su museo de Alfarería. Dinosaurios, fósiles, colonia de bonitos gatos y miles de golondrinas pueblan el cielo y completan nuestro paseo. Barro, manos y fuego podrían ser el lema de este pueblo. Cuna del botijo, que forma parte de la historia y cultura mediterránea, alma alfarera, que del agua, la tierra y el fango, nacen autenticas obras de arte. Muchas de sus casas eran antaño cantarerías, Visita obligada es su museo, donde nos impregnamos de su historia y del decálogo del botijo, todo son ventajas, no lo pienses, pon un botijo en tu vida! 

Os dejamos a continuación, el video en nuestro canal de YouTube, así como los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Enlace fotos Facebook
Enlace track Wikiloc
Enlace track Relive
Descarga directa GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!