Jalance, ruta Los Cañones del Júcar.

A principios de Mayo nos animamos a hacer esta ruta por Jalance en la que se disfruta de unas vistas espectaculares, se trata de la ruta clásica por los cañones del Júcar aprovechando el camino que se empleó para la construcción del canal que conduce las aguas del Júcar desde la presa del Molinar al Salto de Basta en Cofrentes durante la década de 1940. 

Es un sendero impresionante que transcurre junto a las paredes verticales del cañón a unos 300 metros de altura, la ruta no presenta mucha dificultad y se puede realizar en unas 3 horas y pico. No hay señalizaciones pero no hacen falta ya que todo el camino transcurre por el cañón junto al rio hasta llegar al final donde no se puede continuar. 

El camino es bastante pedregoso y casi al final hay un tramo donde los desprendimientos (de hace muchos años) han tapado parte del sendero y hay que pasar por encima de las piedras, aunque si se va con cuidado no presenta mayor peligro. 

Como ya hemos dicho antes, todo el sendero transcurre por los cañones a gran altura, por lo que si se realiza la ruta con niños menores hay que tenerlos muy vigilados ya que no hay ningún tipo de protección en los bordes del sendero. Nosotros realizamos esta ruta acompañados de nuestra peluda Fosca, la cual llevábamos atada en todo momento, y no tuvimos ningún problema.

En el siguiente enlace, os indicamos las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de realizar una ruta: 

RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

 (Toda la ruta es a pleno sol, menos cuando pasas por los 3 túneles que hay)

Para llegar al punto de inicio hay que dirigirse a la localidad de Jalance, al final del pueblo en dirección a la Calle Maestro Honorato Piera hay un parking, nosotros NO aparcamos en ese parking ya que desde ahí hasta el inicio de la ruta hay unos 10 Kilómetros de carretera, lo que hicimos fue seguir por la carretera hasta llegar al punto que os dejamos a continuación en Google Maps: 

ENLACE APARCAMIENTO COCHE. 

Hay que seguir las indicaciones de Google Maps hasta llegar al punto anterior donde veremos huecos para dejar varios coches. Nada más llegar a ese punto nos encontramos con un panel informativo donde empieza nuestra ruta: 

Una vez aparcado el coche seguimos un sendero de piedra suelta por el que vamos ascendiendo poco a poco. 

Poco a poco nos situamos a buena altura sobre el rio Júcar que queda a nuestra izquierda, el paisaje montañoso es espectacular. 

En unos 30 minutos llegamos al primero de los 3 pequeños túneles que hay durante la ruta. 

Cuando pasamos el túnel seguimos disfrutando de espectaculares vistas, es lo mejor que tiene esta ruta.

En menos de 30 minutos llevamos al segundo túnel, estos dos primeros túneles están muy cerca el uno del otro, este segundo tiene una pequeña puerta en los laterales, la cual nos conduce a una habitación donde hay una abertura con vistas al cañón. 

Una vez pasado el segundo túnel viene el tramo más largo hasta llegar al tercero y último, aproximadamente 1 hora. Este último tramo también es el más espectacular y donde mejores vistas vamos a tener. 

Nuestra peluda Fosca es toda una exploradora y siempre que viene de aventura se lo pasa bomba. 

En algunos tramos nos atrevemos a asomarnos al borde del camino y disfrutar de la altura que hay hasta el rio, hay que tener mucho cuidado sobretodo si se tiene miedo de las alturas. 

Hay un tramo donde la pared se adentra en forma de cueva y nos permite descansar un poco bajo una buena sombra y disfrutar de las vistas. 

El paisaje nos sorprende a cada paso que damos, nos es muy difícil elegir qué fotos poner puesto que todas son espectaculares.

Durante el trayecto pasamos junto a construcciones en ruinas en varias ocasiones. 

Conforme avanzamos giramos la vista atrás para contemplar el maravilloso paisaje que forman los cañones junto al rio. 

Casi al final pasamos por una zona un poco boscosa donde se agradece la sombra de algunos pinos.

Un poco mas adelante nos encontramos con una zona rocosa debido a un derrumbamiento ocurrido muchos años atrás, el sendero está completamente tapado por las rocas y hay que pasar con cuidado sobre estas buscando el camino menos peligroso.

En los últimos metros nos encontramos con una pequeña galería excavada sobre la roca.

Finalmente llegamos al tercer y último túnel donde aprovechamos para descansar y comer bajo buena sombra.

Tras el descanso volvimos sobre nuestros pasos hasta llegar al coche, dando por finalizada esta magnífica ruta que hace tiempo que teníamos ganas de hacer. 

Al volver hacia el pueblo, antes de llegar a este, tomamos un desvío por un camino que nos lleva hasta el paraje de Los Chopos, donde aprovechamos para parar y refrescarnos un poco. 

Una ruta maravillosa en un entorno espectacular que os animamos a visitar. Esperamos que os haya gustado tanto como a nosotros. 

Hasta la próxima aventurer@s!!!