Villalonga: Ruta Vía verde- Racó del Duc PR-V207

Nuestra primera ruta para el mes de octubre del 2020, la iniciamos cerca del pueblo de Villalonga, con mucho viento pero con una temperatura muy agradable. Este itinerario es recomendable para hacer en familia y con niños. Un recorrido precioso por la Vía Verde del Serpis, en el tramo Villalonga-L’orxa ( sin llegar a este último pueblo). Es la ruta del antiguo «Tren dels Anglesos» que se inauguró en 1892, el trazado ferroviario entre las poblaciones de  Alcoy y Gandía estuvo en funcionamiento hasta 1969.

Bordeamos en todo momento el río Serpis, en un entorno precioso y de alto valor ecológico. Es una zona protegida. Es una microreserva de flora. Debido a su fácil acceso, comodidad y algunos rincones para refrescarse dependiendo de la estación, se encuentra repleto de gente y bicicletas, por desgracia no todos son respetuosos con la natura, ni con sus congéneres ( bolsas de plástico con basura, latas de refresco, las mascotas sueltas,..)  Para información, durante todo el itinerario no hay cobertura para los teléfonos móviles. 

Nuestro trayecto fue de 16km que realizamos en casi 5 horas incluida la parada a comer . Es una ruta lineal. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Os indicamos a continuación el enlace de donde aparcamos el coche: 

ENLACE APARCAMIENTO

Dejamos el coche al final del Camí del Tarrassó y regresamos por la carretera unos 100 metros para tomar un camino a nuestra derecha que nos adentra entre cultivos de naranjos primero, para luego seguir una pista forestal que nos adentra en un bosque frondoso que bordea el río Serpis. Podemos apreciar marcas de flechas durante el trayecto que nos dirigen. 

Esta senda después de aproximadamente kilometro y medio nos acerca al peculiar puente de tubos de acero para atravesar el río y seguir nuestro itinerario que seguimos por la derecha y paramos en un mirador, cuidado si vais con niños, no hay barreras de seguridad, ni de ningún tipo. 

En pocos metros, encontramos un panel indicativo del «Assut esclapisada «, bajamos a la derecha por un sendero para verlo de más cerca, pero hasta cierta distancia. Retrocedemos por donde bajamos y seguimos gozando del paseo relajante. Descubriendo imágenes de las cascadas y  remolinos del río que asoman entre los árboles. 

El símbolo de la ruta de Santiago aparece en una roca, en ese punto, podemos seguir por el sendero de la  izquierda si se va con niños  (por donde volveremos) para pasar por un túnel o tomar el de la derecha, que bordea el río y tiene un tramo al final un poco empinado para los más intrépidos. Las dos sendas convergen en el mismo sitio, la pista para continuar la excursión por la Vía Verde. Observamos de lejos  la fábrica de la Mare de Deu. 

Seguimos por esta ruta del Racó del Duc, con muchos rincones idílicos.

Llegamos a la convergencia de los dos vías, seguimos a la derecha por la pista, pronto atravesamos el primer túnel, el de la Mina de Onofre (aproximativamente de 150 mts).  

No perdemos de vista el río y algún puente de piedra  y al poco tiempo, un segundo túnel más corto, La Mina de Morú. 

Nos flanquean de pronto, durante un tramo del camino, unas paredes de piedra hasta un puente y panel indicativo donde antiguamente pasaba el tren Alcoi-Gandia. El paso a la pasarela está bloqueado, pero las vistas sobre el río son muy bonitas. 

Vamos sumando y ahora el tercer túnel en cuya salida apreciamos el Azud del Rincón del Duque, otro enclave precioso. 

Cruzamos un puente para alcanzar el último túnel, el de la Mina de La Garrofera.  A su salida,  se imponen unas grandes paredes de rocas que dominan los vestigios de un puente en ruinas. 

En pocos metros divisamos la explanada con un puente para cruzar el río y un panel indicativo. En cuanto echemos una ojeada a la ermita en ruinas, tomaremos la dirección hacia L’Orxa.

Nos dirigimos por una pista hacía L’Orxa. Desde este lado del río divisamos desde varias perspectivas la fábrica del Infern. 

Seguimos bordeando el rio que esta vez nos acompaña por la izquierda y durante el trayecto descubrimos una antigua caseta del ferrocarril y un depósito de agua. Es la antigua vía del tren transformada ahora en Vía Verde y el entorno es maravilloso. 

Al llegar al siguiente puente, emprendimos el regreso por donde hemos llegado, recorriendo nuevamente este hermoso paraje y la vuelta nos parece siempre más corta. 

Añadimos el número cuatro, en nuestro caso, para el último túnel, el de la Mina Llarga o Fosca ( mira, como nuestra peluda), el más largo con unos 250 mts de longitud y que contiene varias ventanas o miradores sobre el río. 

Volvemos a la piedra del camino de Santiago del principio y regresamos por el mismo camino de la izquierda hasta nuestro punto de partida,  disfrutando en todo momento del paseo y de la flora endémica del lugar. 

Solo nos queda despedirnos del lugar, no sin antes, prometernos volver para recorrer la ruta en su integridad. Una excursión divertida, histórica y con muchos rincones idílicos. Un lugar ideal para disfrutarlo en familia y con niños. Única pega, la masificación, no obstante, os animamos a realizarla, simplemente porque lo merece. 

A continuación, los enlaces para visualizar nuestras fotografías en el Facebook y los videos en Relive y Wikiloc: 

ENLACE FOTOS FACEBOOK

ENLACE RELIVE

ENLACE WIKILOC

Hasta la próxima aventurer@s!!!!