Sueras: Castillo de Mauz-Font de Castro-Mas de la Campana-Trincheras-Órganos de Benitandús

Como colofón a nuestra pequeña escapada en Pascua por la sierra Espadán, no podía faltar la visita al castillo de Mauz y los Órganos de Benitandus. Testigos de la Historia en un enclave privilegiado. Un interesante itinerario con un abanico de colores y sensaciones, que descubrimos, conforme andamos el camino. El Castillo de Mauz, situado cerca del municipio de Sueras a una altura de 582 m, es de origen árabe y fue construido en el Siglo XII. Esta fortaleza se encuentra en ruinas, no obstante, se aprecian todavía su dominio sobre el valle con sus grandes murallas y las vistas impresionantes!. Podemos observar los vestigios de las trincheras, huellas de la Guerra Civil y los imponentes y maravillosos “Órganos de Benitandús”. La naturaleza ha esculpido las rocas en formas tubulares similares a un órgano de iglesia. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica de la ruta: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Aparcamos en la bonita población de Sueras. Os dejamos aquí las coordenadas: 

ENLACE APARCAMIENTO

Cruzamos el pueblo hacía la Iglesia, luego por la Calle Mayor y ya a las afueras, disponemos del primer cartel indicativo del Castell de Mauz (o Máus o de Sueras) y “Font de Castro”. Cogemos el sendero a la derecha para iniciar la ruta. 

El camino transcurre en paralelo a unas huertas, en pocos minutos tenemos unos paneles informativos y  un sendero a la derecha. Seguimos las indicaciones con Castell y Castro y emprendemos una ascensión en zig-zag por una senda pedregosa pero bastante cómoda. 

La subida entre pinares es muy relajante y entretenida.  Podemos apreciar la belleza del castillo a lo lejos y el frondoso paisaje que nos envuelve. 

En la bifurcación, giramos a la izquierda para subir al castillo. (Id con precaución en la última pendiente al bajarla, riesgo de resbalarse). Unas panorámicas fabulosas nos esperan (El castillo está muy transitado). Algunas paredes se ven bastante bien conservadas. Se trata de fachadas, detrás de ellas, se esconde un  gran precipicio.

Tras la visita al castillo, retrocedemos hasta la bifurcación para seguir hacía la “Font de Castro”. Pasamos cerca de un corral en ruinas. La indicación “Volta” junto a la de “Castro”, nos dirige a nuestra próxima parada, girando a la izquierda.  

La senda pedregosa va bajando un poco hasta llegar a la “Font de Castro” . Una preciosa área de descanso para picnic. La fuente dispone de 16 chorros, confiriendo al lugar un ambiente bucólico. Retrocedemos hasta la pista, ahora por la izquierda, hacía la Font de Pedralba. A la siguiente bifurcación, giramos a la izquierda, hacía la “Font de l’Avellaner”.

El sendero se estrecha y la vegetación de zarzas y musgos es aquí más importante. Cuando el camino bifurca, debemos cruzar el pequeño riachuelo a la derecha y seguir subiendo sinuosamente ( cuidado con el fango) por el estrecho sendero. A nuestra izquierda casi escondido, vemos el chorrito de la “Font de l’Avellaner” .

El camino no para de tomar altura, pero es muy bonito, con mucha arboleda. Es entretenido y ameno. En poco tiempo, alcanzamos su final y nos encontramos con el “Mas de la Campana”.

Una mesa informativa, junto a un olivo centenario nos dan la bienvenida. Dice la leyenda que un proyectil no estalló cerca del olivo y que fabricaron una campana con él. Es la que cuelga a la puerta de este mas y que las personas hacen sonar para darles buena suerte. Pintado en blanco sobre esta peculiar campana la siguiente frase:”Año 1936. Masia La Campana i viva el humor!”.

Andamos hacía la izquierda, siguiendo la pista forestal. En el borde del camino, vemos algún corral en ruina e impresionantes alcornoques. Las vistas preciosas, a lo lejos divisamos el castillo de Mauz. 

Llegamos al Collado de Pedralba, donde paramos a comer. Giramos a la izquierda para dirigirnos al cordal de la sierra. Cuando volvimos a emprender la marcha, nos sorprendió una hermosa culebra de escalera.

Durante todo el trayecto, la pancarta Volta nos señala el camino. Tras visitar el horno de cal, en la siguiente bifurcación, tomamos el sendero de la izquierda.

A los pocos metros, pasamos junto a un corral. Un poco más adelante, a nuestra derecha, vemos los vestigios de una trinchera, seguimos bordeándola para llegar a su final que se encuentra mejor conservado. Desde aquí, vislumbramos la silueta de los Órganos de Benitandús.

Tras unos pasos más, alcanzamos el “pico de los Órganos”, con unas fabulosas panorámicas. Retrocedemos y cogemos un sendero a la izquierda para adentrarnos a contemplar el espectáculo de las piedras de rodeno. 

Las magnificas formaciones de los Órganos de Benitandús:  unas imponentes rocas en armonía perfecta con la naturaleza que le rodea. Un enclave con mucho encanto, que deja a más de un visitante anonadado!. 

Retomamos el  estrecho sendero que ahora empieza a bajar con bastante pendiente a través de una frondosa arboleda. Con algunos claros que nos permiten unas fabulosas vistas de un embalse. 

Un ambiente mágico con exuberante vegetación. Pronto aparece una pista forestal que nos conduce en pocos minutos al sendero PR-V 140.

Esta vía  desemboca a la carretera que va directamente al pueblo, donde tenemos aparcado el coche.

Esta ruta abarca muchos adjetivos para describirla: fantástica, sorprendente. entretenida, con encanto, muy amena y recomendable para toda la familia.

Os dejamos a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook,  tracks de  Relive y wikiloc:  

ENLACE FOTOGRAFÍAS FACEBOOK

ENLACE RELIVE

TRACK WIKILOC

Hasta la próxima aventurer@s!!!