Ibones de Anayet desde El Portalet (Formigal)

Nuestra segunda parada durante el puente de Octubre 2020, es en El Portalet ( cerca de la estación de esquí de Formigal) para realizar la ruta de los Ibones de Anayet. Nos encontramos solo a una hora de la pradera de Ordesa y el contraste paisajístico es alucinante. No hay ni un solo árbol debido a la instalación de la estación de esquí de Formigal, no obstante, en esta estación otoñal, eso no le quita el encanto inherente a este enclave. Los colores de las rocas se conjugan con la vegetación rasa del terreno y las sombras de las nubes jugando con el sol le transmiten cierta magia. Tuvimos la suerte de tener buen tiempo y ver «des flaques de neige», charcos de nieve, y a lo lejos, en la cima de una colina, una familia de buitres, así como el espectáculo de sus majestuosos vuelos. 

Esta ruta, de unos 11 kilómetros aproximativamente, la clasificamos de moderada, siempre dependiendo de la estación en la que se realice, debido a que algunos tramos son delicados.  La realizamos en unas 5 horas con paradas. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Para dejar el coche, nos dirigimos al parking de la estación del teleférico del Portalet ( Formigal), un amplio aparcamiento. 

ENLACE PARKING

Nos dirigimos a la entrada de la estación de esquí del Portalet, pasamos por delante del telesilla para emprender una ligera subida, hasta pasar un puente. A lo lejos una familia de buitres en lo alto de una cima nos observa tras su paseo matutino. 

Seguimos por nuestra derecha para subir campo a través por una pendiente pronunciada, plagada de flores de azafrán y las primeras placas de nieve que han resistido a la salida del sol. Las vistas del entorno son  abrumadoras

El río con el deshielo ha cavado una trinchera que divide esta pendiente, pasamos a su parte derecha para dirigirnos a la estación más arriba, con el tramo final de pista, sin perdernos el imponente paisaje de montañas. 

El contraste es muy significativo, se entrelazan tonalidades de grises, con verdes y marrones, resaltados con los blancos y azules de la nieve y charcos del agua. La estación nos da la sensación de haber aterrizado en un paisaje lunar. 

Cerca de los paneles indicativos encontramos un sendero que nos dirige a unas rocas, debemos observar y encontrar  los hitos para alcanzar en pocos minutos a un pequeño ibón. 

Este primer ibón está flanqueado por una montaña. La luna sigue contemplando el día. y no podemos evitar impresionarnos. 

Apreciamos los reflejos de  las cimas nevadas en el espejo de esta laguna.  

Rodeamos el ibón y nos dirigimos a través de un sendero, con algunos que otros tramos de nieve, hacia el valle donde se encuentra el restaurante La Glera, cerrado ahora. Nos impacta el color verde musgo de las rocas. 

Hay multitudes de ramificaciones de riachuelos que bañan este valle, dándole un toque bucólico a la excursión. Tomamos una senda estrecha  para coger altura poco a poco, esquivando, que no fue siempre posible, «les flaques de neige» , los charcos de nieve. 

Paulatinamente, seguimos cogiendo altura. Podemos apreciar a vista de pájaro unas estampas maravillosas de valles y montañas. 

Otro ibón protegido por las montañas, nos brinda unas fantásticas imágenes

El camino rodea la montaña, descubriéndonos tramos muy dispares, algunos con pendientes muy pronunciadas, otros mucho más cómodos y otros salvando rocas o nieve. 

Nos detenemos numerosas veces para gozar del entorno. Una cascada debido al deshielo en medio de unas cumbres atrae nuestra atención,  

Nos acercamos al valle donde aparece en todo su esplendor el Ibón de Anayet, dominado por la cumbre del mismo nombre de 2574m.

Es tanta la belleza del lugar, que nos es casi imposible no parar de tomar fotografías, cada perspectiva desvela unos clichés, cada cual más espectacular. Aprovechamos para comer cerca del ibón y disfrutar de toda la zona. 

Decidimos rodear el lago glaciar y descubrimos otro ibón, más pequeño junto a un riachuelo. 

Nos cuesta bastante abandonar este rincón encantador, pero las nubes anuncian cambio en el tiempo y regresamos por el mismo camino que llegamos. El primer ibón se transforma ahora en el último que percibimos en esta fantástica ruta. 

Poco a poco, vamos bajando hacia la estación de esquí del Portalet donde aparcamos el coche, con una sensación de relajación, satisfacción y ganas de repetir, esta entretenida, espectacular y singular ruta hacía el Ibón de Anayet. Os recomendamos, si tenéis ocasión, realizar esta excursión.  

(Fotografías de Mari Carmen Calatayud Benavent)

Os invitamos a ojear nuestro diaporama de la ruta en Youtube : 

Nos dejéis de contemplar nuestras fotografías en el Facebook, el video de Relive y track Wikiloc en los siguientes enlaces: 

ENLACE FACEBOOK

ENLACE RELIVE

ENLACE WIKILOC

Hasta la próxima aventurer@s