Ruta de «La Penya Foradada y el Penyal Gros desde La Vall d’Alcalá,» “lugar de nacimiento de Al-Azraq” pasando por la Cueva del Moro.

Nos queda mucho por descubrir de la Vall de la Gallinera y sus ocho peculiares pueblos a los cuales una visita resulta imprescindible, dado su cercanía, y los que por ahora solo hemos podido contemplar desde las alturas. Nuestra ruta empezó el 2 de febrero del 2020 en la bonita pedanía de Alcalà de la Jovada ( pertenece al Valle de Alcalà en la Marina alta, Provincia de Alicante). 

La Vall d’Alcalà, en el interior de la Marina Alta, es también conocida como la Montaña de Al-Azraq. Esta figura en la que se dice,  inspira la figura del Capitán Moro de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoi,  fue un guerrero rebelde, que se alzó contra el rey Jaume I en plena conquista cristiana del Reino de Valencia, allá por el siglo XIII.  Al-Azraq nació en Alcalá entre 1218 y 1220 y que era  llamado el Blau (el Azul) por el color de sus ojos. En  la población de Alcalà de la Jovada se pueden apreciar varias esculturas de este personaje histórico.

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTE

 

Os dejamos el link del parking de donde saldremos a buscar la plaza del Ayuntamiento del pueblo: 

APARCAMIENTO COCHE 

Nuestro punto de inicio de esta excursión se sitúa  en la Plaça Bisbe Vilaplana de Alcalá de la Jovada, donde se encuentra el Ayuntamiento, la iglesia y una fuente con el rostro de Al-Azraq. Seguimos por la calle en frente de esta estatua y salimos del pueblo, a pocos minutos encontraremos nuestra primera parada, se trata del  despoblado morisco de L’ Atzuvieta, «cuyas primeras referencias documentales datan de 1356».

Seguimos por la carretera hasta llegar a un camino de tierra a mano derecha.

El camino se vuelve más pedregoso y va discurriendo por  zonas de matorral y campos de almendros y olivos. Encontramos algunas ruinas diseminadas por el pequeño valle .

Seguimos la senda y llegados a una ruina que bordea el camino, tomamos el camino que nos muestra a lo lejos la penya foradada.

Debemos de poner especial cuidado porque el camino no está marcado, pero hay unos hitos que indican por donde debemos continuar la ruta 

El camino nos lleva ascendiendo un poco hasta conectar con la senda que sube a la Foradada desde el “Passet de Benissivà”,  develándonos vistas fantásticas de La Vall de Gallinera.

Desde este punto, tomamos el camino a la derecha para dirigirnos a la Cueva del Moro, un lugar con una temperatura muy agradable y cuya ventana asequible nos brinda unas vistas con enfoque diferente de este precioso valle y su penya foradada.

Tras la visita a la cueva, volvemos sobre nuestro pasos y seguimos por la parte izquierda bordeando la arista de la montaña, sin quitarle vista al valle que nos subyuga y nos ofrece vistas hasta el mar. 

Seguimos por la senda pedregosa en todo momento, delante de nosotros la majestuosidad de la montaña con su agujero nos guía. 

En pocos minutos llegamos sin demasiada dificultad al arco de piedra. Es muy grande y en su punto interior más alto tiene 5 m. Desde este punto podemos distinguir hasta 6 pueblos del maravilloso valle de la Gallinera. Pueblos que dibujan un puzle perfecto  entre ellos.

Cabe señalar que esta primera parte hasta la Penya Foradada se puede realizar con niños, con prudencia, como siempre. La segunda parte es un poco más difícil dado lo arisco del terreno.    Tras realizar muchas fotos, seguimos nuestro camino regresando unos metros y rodeando un poco el penyal hasta llegar a la arista pero esta vez, yendo hacía el Penyal Gros, próxima parada.

Nos encontramos en el mismo epicentro en cuanto a espectaculares panorámicas se refiere de la Vall d’Alcalá ( a nuestra  izquierda) y la Vall de la Gallinera (a nuestra derecha) 


El camino se funde con la vegetación, pero no hay pérdida, tenemos como referencia a los indispensables hitos y al Penya Gros. Cabe destacar que  el día que hicimos este recorrido nos sorprendió gratamente la cantidad de abejas con su peculiar bullicio, buena señal.

Que lujo, descubrir a vista de pájaro a algunos pueblos…

Llegamos al Peñal Gros, donde la altura nos depara la posibilidad de ver toda la línea montañosa que separa los dos valles. Nos invade una sensación de libertad y serenidad. 

Aquí, con unas vistas esplendidas, descansamos a comer en el punto geodésico ( 854m) 

Tras el descanso, retomamos la marcha  por la cresta hacia el Tossal dels Quartessos, las vistas siguen siendo impresionantes

Con la ayuda de hitos a lo largo de este último tramo, llegamos a un punto donde la senda desciende junto a una pared de rocas, mucho cuidado ahí, porque el terreno es muy  resbaladizo, con una pendiente pronunciada acompañada de gravilla y piedras sueltas, bajamos en zig-zag lateralmente y muy despacio.

Al final de la senda, tomamos dirección a la izquierda para atravesar varios campos de arboles frutales y olivos, hasta enlazar con la carretera que nos conduce al pueblo y al parking donde iniciamos esta increíble ruta. 

En el siguiente video de nuestro canal de Youtube podéis visualizar las increibles vistas desde lo alto del Penyal gros:

Esperamos que podáis disfrutarla pronto, como lo hicimos nosotros en su día. 

En los siguientes enlaces  encontraréis las fotos y videos colgadas en nuestro perfil de Facebook, así como los tracks de la ruta subidos a Wikiloc y Relive. Añadimos la opción de descargarse el archivo GPX:

ENLACE FOTOS FACEBOOK

ENLACE VIDEO FACEBOOK.

Hasta la próxima aventurer@s!!!