MONTE DE LAS CENIZAS (CALBLANQUE)

Durante el fin de semana del 21 de mayo de 2022, iniciamos una incursión en la Región de Murcia, centrándonos el sábado, en la ciudad de Cartagena, una breve visita histórico-social-cultural y una excursión al Monte de Las Cenizas, Manga del mar Menor y Faro de Cabo de Palos, el domingo. Toda una sorpresa mayúscula: desde los gigantes ficus hasta el Templo de Isis o el teatro romano que se encuentran incrustado en sus castillos y edificios modernistas, hasta la historia naval y militar de su pasado y presente, así como  una agenda cultural cuyo ambiente nos envolvió.

Cartagena es didáctica. Inculca el amor al pasado en un ambiente cosmopolita actual. Es imposible, descubrir todos los museos (alguno a nuestro entender, cierran demasiado pronto, otros se encontraban en remodelación), no obstante, disfrutamos de un percibido genial de su Historia. Visitamos el Castillo de la Concepción, que permite unas esplendidas vistas de 360 grados de la ciudad, con subida al ascensor panorámico. Recorrimos sus calles y su puerto. Una jornada completa que resumimos en el  video de nuestro canal  YouTube-Rutas para Todos

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

Desde Cartagena, nos dirigimos hacia la población de Portmán, más concretamente a Punta de la Cruz, donde encontramos varios aparcamientos en la zona, os indicamos a continuación las coordenadas donde aparcamos el coche e iniciamos la ruta : 

ENLACE APARCAMIENTO

Empezamos la ruta a nuestra derecha ( sentido horario), dándonos la bienvenida un lindo gatito, por un corto tramo sobre asfalto. En unos pocos metros, a la derecha, observamos postes indicativos de la calzada romana. 

Nos encontramos en el Parque regional de Calblanque. el recorrido transcurre por un empedrado irregular de unos 1400 metros. Una zona de alto valor natural e histórico. Una riqueza que debemos preservar con el respeto a la flora y la fauna. 

Llegamos a la carretera y tras un corto tramo, tomamos una pista forestal a la derecha, el sendero del Mediterráneo, hacia la Batería de La Cenizas, unos 2.6km. Nos adentramos en un denso pinar, con una suave pendiente a la umbría del Monte de Las Cenizas. 

UN INCISO IMPORTANTE. Extremar la precaución en este tramo. Es paso de bicicletas, tanto para subir, como para bajar y algunos se emocionan bastante con la velocidad que alcanzan en la bajada, poniendo en peligro a otros ciclistas y senderistas. 

Entramos en un pequeño corredor de una mina. La sinuosa pista forestal se adentra por un espeso y continuado pinar de carrasco, encina, ciprés de Cartagena, lentisco, espino negro, romero, palmito y otras especies.

«Entrevemos sobre el dosel del bosque unas maravillosas panorámicas hacia el este del Mar Menor y La Manga. Tras un collado, el camino pasa a la vertiente occidental del Monte de Las Cenizas, con unas impresionantes vistas de la Bahía de Portmán, Este Portus Magnum romano se convirtió en la antigüedad en un estratégico enclave de gran importancia en el Mediteraneo»

Pronto, vislumbramos las ruinas de la Batería de Las Cenizas.  Pasamos bajo una monumental portada de hormigón inspirada en el Templo de los Guerreros Blancos de las ruinas de Chichen-Itza de estilo maya-tolteca. 

La Batería de Las Cenizas representa un ejemplo de arquitectura militar del Monte de Las Cenizas. Se construyo en el año 1931, sobre una edificación del Siglo XVIII. En la misma entrada, por unas escaleras a la izquierda, tendremos unas fantásticas vistas del Mar Menor y el cordón montañoso litoral del área de Calblanque. 

Antes de llegar a la esplanada de los cañones, vemos las puertas y railes de los pozos y salas. Infraestructuras en mal estado, debemos extremar las precauciones. 

La  batería fue construida y artillada entre 1930 y 1934. Fue dotada con dos cañones de costa de la empresa británica Vickers-Armstrongs, del modelo 381mm/45 calibres-quince pulgadas. Estas piezas tenían la potencia suficiente como para disparar un proyectil de casi una tonelada a 35 kilómetros.​​

Debido a los avances tecnológicos producidos durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, su emplazamiento y armamento quedaron desfasados. Permaneció en servicio hasta 1994.

Igual de imponentes e impresionantes son las panorámicas que se tienen en este enclave, de los acantilados y la costa.

Tras completar la visita a un puesto de vigilancia, proseguimos por un estrecho sendero hasta bajar a la pista.  En esta zona nidifica el águila perdicera, motivo por el no se permite el paso por las sendas que dan acceso a estas áreas. 

Nos encontramos con algunas edificaciones más con railes en ruinas, preservado por un simpático y sereno gatito. 

Emprendemos una bajada muy pronunciada, escalonada y muy pedregosa a nuestra derecha. Esta senda nos conduce a través un frondoso bosque. 

Al poco tiempo, se vuelve más cómoda y en la bifurcación, tomamos la izquierda. Pasamos por delante de un pozo. Este camino se abre sobre los acantilados, con unas vistas preciosas.

Seguimos la ancha senda que bordea el mar y vislumbramos el faro y la Bahía de Portmán. 

Todavía, huellas de otros tiempos, visten rincones de este camino, como unos antiguos puestos de armamento militar, con imágenes privilegiadas del Cordel.

Aunque el calor aprieta, decidimos bajar hasta la Punta Negra, unas escaleras conducen hasta el mirador y un muy estrecho sendero hasta la cima. Sorprende la cantidad de vegetación de este enclave. 

Uno se siente libre y relajado tanto por las imágenes que ofrece esta roca, como poder conjugar con el ambiente, el canto y danza de las gaviotas  y el respirar sosiego. 

El tiempo apremia y nos tenemos que marchar, no sin antes unas cuantas fotografías más. 

Ahora, seguimos por la izquierda, para pasar al lado del faro y buscar la senda a nuestra derecha que nos conduce al coche por un camino con tablas de maderas. 

No podemos dar por concluida la jornada, así que después de reponer fuerzas decidimos poner el colofón a la ruta de hoy, realizando una mini visita a la Manga y al Faro de Cabo de Palos. 

Un lugar precioso, con varias playas y el Rincón de la meditación. 

En la playa de levante, nos atrevimos al primer baño de este año en el Mediterráneo, con pececitos rodeándonos los pies.   

Una ruta completa, atrevida y llena de sorpresas con rincones encantadores y fabulosas vistas. Prometemos volver por tierras murcianas para seguir descubriendo lugares de ensueño y vivir la magia y la aventura.  

Os dejamos a continuación, el video en nuestro canal de YouTube, así como los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Enlace fotos Facebook
Enlace track Wikiloc
Enlace track Relive
Descarga GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!