La Mongie: Ruta al ‘Lac d’ Oncet’

Escuchar este artículo

Para el puente de octubre 2022, escogimos una escapada a Francia. Después de 8 horas de ruta, descansamos en La Mongie, pero antes, previmos acercarnos al «Lac d’Oncet», un lago natural del Col du Tourmalet, en el valle de Barèges. Las nubes, casi nos lo impiden, Formaban bancos de niebla por la carretera, pero tras aparcar el coche, abrieron claros para permitirnos visitarlo y vislumbrar desde allí, el observatorio del Pic du Midi, excursión prevista para el día siguiente. Inmensos pastorales desvestidos de exuberante vegetación visten estas montañas, no obstante, enamoran con su especial encanto. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración, antes de emprender actividades de senderismo, así como la ficha técnica:

Se trata de una ruta corta, por un sendero bien marcado. Seguidamente, os dejamos las coordenadas, donde aparcamos el coche: 

ENLACE APARCAMIENTO 

Desde el año 2000, hay una veintena de llamas en los pastos de montaña a ambos lados del puerto del Tourmalet, introducidas allí por un criador del valle de Campan. La adaptación de este animal a las zonas de montaña no plantea ningún problema, según los criadores.
La llama se utiliza en todo el mundo como animal de carga, pero también para la supervisión y protección de ovejas o cabras, y podría ser una solución ecológica para mantener a raya a perros, lobos u osos. La llama es originaria de Sudamérica…Estas llamas se encuentran en la ruta hacia el Pic du Midi y el Lac d’Oncet, un hermoso paseo. En la subida al Col du Tourmalet desde Barèges, un aparcamiento enclavado en una horquilla indica el inicio de la excursión al Lac d’Oncet. (Fuente: www.grandsudinsolite.fr).

Desde el aparcamiento, en la misma curva, tomamos un estrecho sendero (GR-10C). Nos espera desde esta altura un recorrido con un desnivel de 345 m. Las nubes le confieren esta tarde, un halo de misterio en este entorno.

Algún que otro amago de salida del sol, nos permite disfrutar del espectáculo de sombras y matices de colores en las montañas que nos rodean. El camino serpenteante, va subiendo poco a poco.

Llegamos a una bifurcación, seguimos por la pequeña senda de la derecha, para ir ganando altura. Los cúmulos siguen jugando con los picos montañosos, absorbiendo las siluetas a su paso. 

El camino sigue subiendo con un pequeño zig-zag, pero bastante cómodo. 

Vislumbramos el Pic du Midi, con su observatorio, ruta prevista para el día siguiente. El camino se vuelve más pedregoso, tintado de tonos verdosos y amarronados. Pasamos cerca de una primera laguna, donde acampan un grupo de personas. 

En pocos minutos, alcanzamos el «Lac d’Oncet». Todavía, queda algo de nieve, de los últimos días. Sin sol, la laguna parece mimetizar con la montaña que le rodea. 

Desde el lago d’Oncet, parte una senda a la derecha, que se une a la que sube al Pic du Midi de Bigorre. El silencio es imponente. Aquí, se pueden encontrar truchas.  

La neblina empieza a bajar, así como la temperatura. Disfrutamos un rato de este increíble entorno.

Regresamos sobre nuestros pasos.  El manto suave y blanco cubre ahora los senderos y las montañas. Justo a tiempo para llegar al coche y dirigirnos al apartamento de la Mongie.

Un bonito paseo para empezar con gusto las mini vacaciones de otoño y disfrutar de un primer acercamiento a esta parte de los Pirineos. «Esta excursión ofrece imágenes impactantes, panorámicas inolvidables y recuerdos imborrables. El Pic du Midi es la brújula de esta caminata. Su altitud de 2.877 metros y su majestuosidad evocan aquellas montañas designadas como residencia de los dioses.»

Os dejamos a continuación, los enlaces a nuestras fotografías en Facebook, y los tracks de Wikiloc y Relive:

Fotos en Facebook
Track en Wikiloc
Track 3D en Relive
Descarga directa GPX comprimido

Hasta la próxima aventurer@s!!!