Cantabria, Desfiladero de la Hermida: Ruta Urdon- Tresviso – Urdon

Nuestro punto de referencia de  partida para la mayoría de las rutas que hicimos durante Agosto en Cantabria fue Potes, capital del Valle de Liébana. En esta ocasión emprendemos el camino hacia el inicio de la ruta de buena mañana puesto que hay muy pocas plazas para aparcar el vehículo y la carretera está muy transitada.  La orografía es espectacular y abrumadora.

Bordeamos el  río Deva, por el desfiladero de la Hermida.  Circulamos por la carretera N-621, sinuosa y estrecha  que comunica  Unquera con Lebeña  (final del desfiladero) desde Potes. Esta ruta es el único acceso rodado al valle desde el Cantábrico. En el interior del desfiladero podemos disfrutar de varios miradores situados a los lados del camino, 

Las paredes nos acompañan durante todo el trayecto,  de roca  caliza,  algunas de más de 600 metros de altura. Sus 21 kilómetros de longitud hacen de este  desfiladero  el más largo de España. 

Debemos mantenernos alerta para no pasar de largo el aparcamiento. Dejamos el coche a nuestra derecha junto al río Deva. El siguiente enlace de Google Maps os llevará directamente a la zona donde aparcamos: 

ENLACE APARCAMIENTO

La ruta tiene un recorrido de unos 13km aproximadamente que realizamos en 6 horas con la debida parada en Tresviso para un tentempié. 

A continuación, os indicamos el enlace a las recomendaciones de rigor y avisos importantes a tener en consideración antes de emprender actividades de senderismo y ganas de disfrutar y descubrir.: 

ENLACE A RECOMENDACIONES Y AVISOS IMPORTANTES

En este caso fundamental, zapatillas de montaña o senderismo debido al terreno permanentemente pedregoso. En época estival intentar realizar la ruta a primera hora de la mañana. 

Cruzamos la carretera para comenzar el recorrido. Estamos justamente en el medio de entrada o salida como se mire de la  comunidad  de Cantabria y el Principado de Asturias. Divisamos varios paneles informativos de la ruta que iniciamos cogiendo un pequeño sendero a la derecha que nos lleva a pasar por el lado de una fábrica hidroeléctrica. 

Seguimos el sendero que bordea el río Urdón para pasar por un primer puente y seguir las indicaciones de los paneles. Nos flanquean al poco tiempo dos paredes hasta llegar a un segundo puente de piedra.   

Continuamos el camino que empieza a subir poco a poco y se vuelve pedregoso. Los primeros «zig zagueos» nos lleva a «La Bargoña» . Desde aquí la pendiente es más pronunciada durante unos 700 metros con mucha piedras, cabe extremar la precaución, sobre todo cuando volveremos por el mismo sitio durante la bajada.  

La umbría da un ambiente de frescura. Pronto no tendremos ni un ápice de sombra a lo largo del recorrido de subida. Llegamos a un mirador y las vistas del sendero recorrido son impresionantes. 

Cogemos altura y el sol va inundando de luz y calor las piedras del camino que son muchas, la subida cuesta un poco, pero piano piano se va subiendo, nosotros agradecemos haber empezado el trayecto de buena mañana. 

Las imágenes que descubrimos son asombrosas.

Después de 1,5 km aproximadamente de zig-zag continuo y pedregoso, nos espera el «Balcón de Pilatos». A partir  de ese punto el sendero se allana y es mucho más cómodo lo que nos permite disfruta todavía más si cabe de las asombrosas panorámicas, 

Divisamos algunas ruinas junto a una fuente Abrevadero, se trata de los «Invernales de Prías». Agradecemos en este tramo la frescura del agua y la umbría de algunos arbustos y árboles. 

Nos queda un ultimo zig zag un poco pronunciado pero entretenido.  

Se abre un pequeño «llano» con muchas flores  antes de llegar al pueblo de Treviso. Atravesamos el pueblo y nos dirigimos a la taberna para degustar un buen plato de jamón y queso azul picón típico de este pueblo. Una delicia! 

Retrocedemos por donde hemos llegado para emprender el camino de vuelta y volver a disfrutar del entorno. 

El calor se pone sofocante y no disponemos de vegetación para resguardarnos, aun así nos cruzamos con bastantes personas que iniciaban la subida casi al mediodía. Debido al esfuerzo continuado, mejor hacerla temprano, La vuelta es fácil pero debemos tener precaución en algún tramo de bajada para no resbalar. 

Pronto llegamos a la zona un poco más complicada del último tramo de bajada, tenemos que ir más despacio y con cuidado. 

Pasado este último tramo en zig-zag de bajada, nos adentramos en la zona boscosa cuya frescura apreciamos enormemente y nos dirige a los puentes para volver al parking

Una ojeada más al río que nos ofrece preciosas instantáneas

El esfuerzo ha merecido la pena. Unas vistas espectaculares durante el recorrido. Os invitamos a descubrir todas   las fotos realizadas durante esta ruta en nuestro Facebook, esperando que las disfrutéis.

ENLACE FACEBOOK 

ENLACE TRACK WIKILOC

ENLACE RELIVE 

Hasta la próxima aventurer@s!!!